Bienvenido a Grupo de Dulzaineros El Azoguejo
El Grupo
· Nuestra Presentación
· Integrantes
· Contactos
· Que hacemos
· Nuestra Música
· Música para Bodas
· Gigantes
· Indumentaria

Secciones
· Home
· Búsqueda
· Comentarios
· Contenido
· Descargas
· Enlaces de Interes
· Estadísticas
· Galería de Imágenes
· Galería de Vídeos
· Histórico de Noticias
· Recomiendanos

Búsqueda



General
Añadir a Favoritos!
Contactar

 
A modo de Presentación





Azoguejo, o azogue, es, además del nombre de la popular plaza de Segovia en la que se encuentra “El Acueducto” (así en mayúsculas) por antonomasia, la plaza del pueblo en la que se tiene trato o comercio público.



 Y, unido a los tratos, a las ferias y a los feriantes, siempre ha estado la fiesta que solía acompañarlos, con lo que feria ha quedado también como sinónimo de fiesta.
Los tres segovianos del grupo, como mayoría que son, quisieron recordar a la citada plaza segoviana con el nombre de nuestro grupo. También queremos que dicho nombre vaya unido siempre a la fiesta y la alegría a las que queremos contribuir con nuestra música, de carácter marcadamente castellano en su concepción, aunque ello no nos impida echar mano de temas tradicionales de otras comunidades que por su belleza consideramos interesante interpretarlos y divulgarlos.

Tuvimos la alternativa de “Al-Mudaina” como nombre del grupo...

Sobraban justificaciones para el uso de “Al-Mudaina”: posibles reminiscencias árabes de ese poderoso instrumento sobre el que se basa nuestra música y con el cual rima, dulzaina.

Madrid y su Al-Medina, a quien se asemejaba el nombre, nos habían reunido, y tampoco era desacertado rendirle un pequeño tributo con el bautizo del grupo.

Finalmente, decidimos ponerle “El Azoguejo”, y bien puesto está, para azote y sufrimiento de extranjeros: a todos les cuesta pronunciar esa zeta, vigésimo novena y última letra del abecedario español, sexta del alfabeto griego y vigésimo cuarta de sus consonantes... Por no hablar de la diéresis que algunos se empeñan el poner sobre la “u”, para facilitar su lectura, como en “agüelo”.

Bien puesto está, insito, porque, como comentábamos unas cuantas líneas más arriba, en los lugares de mercado, de feria, de trato, tradicionalmente, había músicos tratando de ganarse unos cuartos al tiempo que alegraban a los presentes y les acercaban un poco la alegría de sus cantares, de sus representaciones, de su música, la alegría de la fiesta.

No somos pretenciosos justificando nuestra existencia como grupo con grandes ideales como la “dignificación de la dulzaina”; tocamos porque nos gusta la música que hacemos, ya sean ritmos tradicionales, bailables, temas del barrroco o del renacimiento, o dulzaina fusión, que de todo se puede hacer con una dulzaina (hasta una “jam session” de jazz... ¡habrá que registrar el término!),

Cobramos, lo que podemos. Tampoco queremos privar a los pueblos pequeños a los que nos desplazamos de nuestra música porque no sean ayuntamientos “de posibles” (cuando algunos son minúsculas pedanías).

Nos parecería mal, muy mal, que por tener un caché alto acabasen tocando en esos pueblos otros compañeros dulzaineros con muchos menos escrúpulos musicales, aunque más baratos; nos gusta que la gente pueda apreciar que se puede tocar bien este instrumento: eso es dignificarlo, tenerle el respeto que se merece, y no osar sacarle una nota en público cuando no se está preparado.

Tal vez no debería declarar esto aquí, pues sería motivo de discusión y es una opinión personal, pero duele escuchar algunas veces una dulzaina: en palabras del ilustre profesor Saúl Roll, amigo de uno de los componentes del grupo (colombiano de Boston en la actualidad y gran admirador; de sus palabras deduciréis el amor que le tiene a la dulzaina, sólo porque se la ha utilizado en alguno de sus imposibles despertares): “suena como un elefante al que están castrando con un cortauñas”.

Dicho esto... ¡música, maestro!









Copyright © por Grupo de Dulzaineros El Azoguejo Derechos Reservados.

Publicado en: 2005-12-29 (5798 Lecturas)

[ Volver Atrás ]
Content ©

Designed by Eduardo Martín

Todos los Logos y Marcas de este sitio web son de sus respectivos propietarios. Los derechos de imagen de las fotos expuestas perteneces al Grupo de Dulzaineros El Azoguejo (lea la nota Privacidad y Condiciones).
La demás información son propiedad © del Grupo de Dulzaineros El Azoguejo.

Algunas fotos del Fondo obtenidas de ©Wikimedia